domingo, 30 de abril de 2017

¿SON SÓLO PALABRAS?

 El escritor argentino Jorge Luis Borges manifestó a una avanzada edad que se arrepentía de no haber dedicado más tiempo al conocimiento de la lengua alemana. Si que lo hizo con la lengua inglesa (creció hablando inglés y castellano en su ámbito familiar), pero no así con el idioma germano. Supongo que conoció un poco acerca del mismo (se dice que aprendió alemán con la única ayuda de un diccionario), pero lo suficiente como para darse cuenta de que se hallaba ante un cuerpo de conocimiento filológico en el que hubiera merecido la pena sumergirse a placer.
 Lo mismo me ha sucedido a mí ante el asombro de descubrir algunas palabras del alemán con un poder descriptivo muy concreto y que no encuentran un equivalente en la lengua castellana, lo cual nos obliga a utilizar varias palabras para expresar el mismo concepto. La primera de ellas pude conocerla ya hace varios años y, de forma recurrente, aparece ante mi por su relación con disciplinas humanísticas; la segunda apareció en mi vida hace pocos días gracias a la ayuda, vía facebook, de Nicolás Corvo. Las palabras son “zeitgeist” y “waldeinsamkeit”.

 ZEITGEIST puede traducirse como “espíritu de los tiempos”. El espíritu de los tiempos en el Renacimiento sería la recuperación del conocimiento y las artes de corte clásico con el claro referente de los imperios griego y romano en siglos pretéritos. Al pensar en el espíritu de los tiempos de España en los últimos años a mi me viene a la cabeza el término “corrupción”, y en el caso de Estados Unidos el término sería “guerra”. Así pues el zeitgeist vendría a resumir qué atributos caracterizan una sociedad, una cultura, una nación, etc.., en una época determinada. Pienso que es importante no dejarnos llevar por las tribulaciones del día a día, saber mirar más allá de nuestras narices y poder calificar con un solo término la situación histórica de una entidad determinada, porque de esa conclusión, de esa idea, se puede partir para tratar de cambiar las cosas, si el término es negativo, o para mantenerlas e incluso mejorarlas si el término es positivo.

 WALDEINSAMKEIT viene a significar: “La sensación de sentirse solo en el bosque, en unión con la naturaleza”. Casi nada. Lo ignoro totalmente pero me atrevería a especular con que este término hizo aparición en la etapa de la historia cultural de Alemania dominada por el Romanticismo. Anteriormente a dicha época, sentirse solo en el bosque no era una sensación gozosa, bien al contrario, si se daba tal situación ésta no era sino fuente de ansiedad, angustia, temor, etc.., y probablemente propiciada por haber acudido al bosque a la búsqueda de algún producto que sólo pudiera encontrarse en él (leña, setas, caza, etc..). El bosque, lugar donde habitaban los monstruos de nuestra imaginación, lugar dónde obtener un aprovechamiento económico, también es un lugar en el que “cargar las pilas”, sentirse bien, desarrollar la dendrofilia (amor por los bosques y los árboles), encontrarnos a nosotros mismos, explorar nuestra espiritualidad.

No hay comentarios: