lunes, 12 de junio de 2017

OTRO VALONSADERO ES POSIBLE

  Hace ya casi ocho años que elaboré uno de los planos más queridos para mí, pero a la vez más controvertido y cuestionado. Se trata de Valonsadero, un enclave rico en historia y cultura. Dicho plano y paraje ha albergado muchas e importantes competiciones de orientación y por él han pasado personas de medio mundo. De hecho su estreno fue en los relevos del EYOC 2010. Según fui informado, el plano de Valonsadero fue votado por los participantes como lo mejor de la competición en general. No creo que las chavalas y chavales valoraran la calidad técnica del plano en sí, sino que fueron las especiales características del terreno las que transmitieron sus bondades al plano que trató de plasmarlas en toda su singularidad.
  El encargo de levantamiento del plano vino por casualidad y cuando empecé a patear el terreno y a enfrentarme a la tarea me vinieron a la mente dos ideas, la primera: “¡¡¡Dónde me he metido!!!; y la segunda: “He de hacer un plano a la altura de un lugar tan espectacular para la práctica de la orientación”. El caso es que vas estableciendo parámetros claramente definidos y te das cuenta de que la normativa IOF es como un traje de neopreno que te aprieta y no te deja moverte libremente, así que vas tirando de creatividad para plasmar mejor todo lo que te ofrece el terreno y vas trasgrediendo la norma una y otra vez. Que si reduzco un poco de tamaño algunos elementos, que si me saco de la manga este símbolo porque me da juego y me permite ahorrar tiempo, que si esta trama define mejor lo que hay por aquí y por allá. En fin, que al final llega el controlador IOF y se echa las manos a la cabeza.
  Yo, que había gestado a la criatura, sabía perfectamente que había acciones que se podían “deshacer” y lo cierto y verdad es que nunca porfié por que la primera versión del plano fuera la definitiva, sin embargo, en comunicación por correspondencia electrónica con el director técnico del EYOC 2010, éste me comunicó que el plano le parecía bien y que, en principio, no se tocaba nada. Nadie puede acusarme de callarme los cambios realizados y que no respetaban la norma IOF; una por una se las comuniqué al responsable técnico de la prueba y aún así se apostó por la versión más “punk” e irreverente.
  Ahora, pasado el tiempo, y después de que propios y extraños hayan cantado las bondades y maldades del plano, me decido a experimentar y a “traer” al plano a la norma para ver el resultado y comparar con la primera versión del mismo. Son varios los cambios, sólo mencionaré los más notables y/o controvertidos:
- Restitución del tamaño original de algunos símbolos que fueron reducidos entre un 20 y un 25% (Cota, cueva, círculo negro, suelo pedregoso, etc..),
- Eliminación o transformación de símbolos. Se elimina el cortado más fino (había tres anchuras de cortado), que correspondía con cortados pasables de 1 - 1´5 metros. Se transforma la roca más pequeña (también había tres tamaños de roca) a un símbolo de campo rocoso.
- Transformación de la trama personal que representaba arbustos dispersos (amarillo 100% con puntitos verdes) al símbolo terreno abierto agreste (amarillo al 50%). Este símbolo se cambió para el EYOC al símbolo de árboles dispersos en terreno abierto (puntos blancos sobre un fondo amarillo al 100%). Bajo mi punto de vista tal cambio no fue el más adecuado, siendo el actual más conforme a la norma, si bien en algunas zonas más densa de arbustos correspondería colocar una trama de rayas verdes verticales.
- El criterio de representación de los árboles aislados lo mantengo; sólo fueron representados con un círculo verde aquellos árboles con una envergadura tal que su tronco podía tapar perfectamente un control de tamaño habitual (Diámetro de tronco cercano al metro). Otros árboles de entidad menor y sitos en zonas periféricas de superficies en blanco fueron dibujados como un punto blanco como solución de dibujo pero no representaban un símbolo “per se”. Este hecho descolocó un poco a los técnicos que pudieron acceder al archivo del plano en OCAD.

  A la izquierda el plano tal como se presentó inicialmente, a la derecha el plano más IOF:

                       


  Aparte de estos cambios, para “pulir” más el resultado final habría que eliminar pequeños afloramientos que no merecen ser dibujados, una revisión detallada de las sendas menos visibles (creadas habitualmente por las numerosas vacas que pululan por el terreno desde tiempos prehistóricos según puede afirmarse en base a las pinturas rupestres que abundan en la zona de “Cañada Honda”, revisión de los árboles secos (equis verde), etc..